Nuevas tecnologías de enfriamiento para la siguiente generación de procesadores

  • Infraestructura

Procesador tecnologia 3 generica

En la primera mitad de 2021 se espera que lleguen al mercado nuevos procesadores para servidor fabricados con tecnologías de proceso de 10 y 7 nanómetros, tanto de Intel como de AMD. Estas nuevas CPU ofrecerán una potencia de procesamiento superior a la de sus predecesoras, por lo que requerirán soluciones de refrigeración más potentes y eficientes que la actuales, y la industria está preparándose para ello.

Recomendados: 

Cómo abordar la complejidad de un programa de Gestión de Identidades y Gobernanza Leer 

Gestión de identidades en la Educación Superior Leer 

La refrigeración de los procesadores es vital para el funcionamiento de cualquier plataforma de computación, ya que garantiza que estos chips trabajen en óptimas condiciones de temperatura, sin minar su rendimiento y durabilidad. Las CPU modernas son cada vez más potentes y eficientes, pero deben soportar una carga de trabajo cada vez mayor, proveniente de aplicaciones de gran consumo de recursos, como la inteligencia artificial, la analítica avanzada de Big Data y otras innovaciones.

Estos requisitos cada vez mayores obligan a la industria a implementar sistemas de enfriamiento más y más eficientes, tanto a nivel de los centros de datos como a menor escala, en los propios procesadores. Esto seguirá siendo un reto para la industria con la llegada de los nuevos procesadores Ice Lake de Intel, fabricados con tecnologías de proceso de 10 nanómetros, y los nuevos Milan EPYC de AMD, de 7 nanómetros, cuya llegada al mercado está prevista para la primera mitad del año que viene.

Estas nuevas tecnologías no van a suponer una gran revolución en la industria tecnológica, pero cualquier incremento en la capacidad de procesamiento de las CPU de servidor siempre viene acompañado de la necesidad de un mejor enfriamiento de los chips. Así, la industria espera pedidos de los nuevos equipos de enfriamiento para servidores equipados con estos chips, y los fabricantes proponen soluciones basadas en diferentes tecnologías.

Hasta ahora, el enfriamiento por disipación ha sido el más utilizado en los servidores, pero en los últimos años, con el incremento del consumo energético y del calor generado por los chips, la refrigeración líquida parece una solución cada vez más atractiva para los proveedores de equipos. Hasta el momento, los fabricantes de sistemas de refrigeración apenas están recibiendo pedidos de soluciones específicamente adaptadas a la nueva generación chips de Intel y AMD, pero se espera que en la segunda mitad de 2021 la demanda crezca de forma cada vez mayor.

Aunque todavía queda por ver si la industria basará estas soluciones en la tradicional disipación, o si optarán por las nuevas soluciones de refrigeración líquida que están llegando al mercado. Cabe esperar que los equipos de mayor rendimiento recurran a sistemas de enfriamiento líquido, sobre todo de tipo discreto, diseñadas para enfriar directamente cada chip. Aunque también se espera un aumento de la demanda de sistemas de enfriamiento por inmersión, ya que ciertos proveedores están ofreciendo soluciones muy interesantes en este sentido, que podrían ser la mejor solución para las plataformas de computación de más rendimiento.