Tecnologías de movilidad para mejorar la calidad de vida en las ciudades españolas

  • Infraestructura

ciudades inteligentes

Tras la pandemia las ciudades españolas han retomado sus planes para modernizar la movilidad urbana y mejorar la calidad de vida y la seguridad vial, apoyándose en la innovación. En este proceso están ganando fuerza cuatro tendencias tecnológicas que en los próximos años permitirán reducir la contaminación y construir un modelo más sostenible de cara al futuro.

Recomendados: 

Atención pública al ciudadano: hacia una relación de 360 grados Evento 

Especial Data Driven Leer 

Las ciudades españolas han ido mejorando sus infraestructuras de movilidad urbana para reducir la contaminación, aumentar la seguridad y hacer de las ciudades un mejor lugar para vivir. Durante la pandemia estas iniciativas se han paralizado a causa de la urgencia por luchar contra la enfermedad, pero ahora los responsables de estos proyectos están retomando sus planes, y se están apoyando en las nuevas tecnologías para lograrlo. La empresa responsable de la aplicación de aparcamiento Parclick ha elaborado una lista con las tendencias tecnológicas que revolucionarán la movilidad urbana en los próximos años.

Su aportación a este campo es construir un modelo de parking más sostenible que sirva para liberar las calles de vehículos y dejar más espacio a los peatones, una idea que quieren desarrollar aprovechando las comunicaciones 5G, el concepto de vehículos conectados (V2X), la analítica de datos y otras tecnologías digitales. Natalia González, directora general de Iberia en Parclick, explica que “la pandemia provocó que nos replanteásemos el diseño de nuestras ciudades y la relación que tenemos con ellas. La conclusión fue clara: necesitamos más espacio para los peatones”.

Considera que “el parking es una pieza clave dentro de la infraestructura de movilidad urbana, no sólo para sacar los coches de las calles, sino como plataforma integradora de otros servicios. Las tendencias en innovación tecnológica que estamos viendo en los últimos años caminan hacia esa realidad”. Su visión del parking del futuro se basa en ofrecer ventajas a los conductores, los dueños de aparcamientos y los demás ciudadanos, logrando que los aparcamientos se conviertan en un hub de servicios. Por ejemplo, aprovechando las pantas inferiores de los parkings para otras actividades, como centros de distribución de logística de última milla.

Como ventajas para los conductores destaca la información sobre la ocupación de plazas, algo que ya existe en muchas instalaciones, pero que se complementará con la posibilidad de interactuar sin ningún contacto con personas o cajeros para efectuar el pago del estacionamiento. Por su parte, el sector logístico se beneficiará del uso y la analítica de datos para ahorrar hasta un 50% en los costes de la entrega. Y con ello también se reducirá el impacto ambiental de los servicios de reparto, que actualmente representan en torno al 15% de las emisiones contaminantes en las grandes ciudades.

Las otras grandes innovaciones en el sector de la movilidad urbana provendrán de las tecnologías de comunicaciones 5G y del concepto de vehículo conectados a todo (V2X). La mejora de conexión entre los vehículos o el entorno influirá en diferentes aspectos relacionados con los coches, como en la seguridad. En Parclick afirman que el procesado de datos a través de IoT permitirá mantener conectados a vehículos y peatones con las ciudades. Por ejemplo, recibiendo avisos sobre el estado de los semáforos en ruta, lo que permite tomar mejores decisiones para regular el tráfico de forma más eficiente.

Por otra parte, la conectividad avanzada permite gestionar de forma más eficiente los recursos energéticos, algo que será fundamental a medida que los vehículos eléctricos vayan sustituyendo a los de combustión. Asimismo, el flujo de datos que generan los coches y las infraestructuras viales de las ciudades inteligentes permitirá a los gestores urbanos llevar a cabo una mejor administración del tráfico y diseñar planes de movilidad urbana adaptados a sus propias circunstancias.