Las tecnologías de realidad extendida se basarán en la conectividad celular

  • Infraestructura

Airbus-realidad mixta

Muchas aplicaciones empresariales de la realidad virtual y aumentada se basan en la movilidad y requieren una conexión inalámbrica de alta velocidad, que las tecnologías como WiFi no pueden cubrir. Por ello, la industria recurrirá a las redes celulares de nueva generación para dotar a los dispositivos AR/VR de la conectividad que necesitan.

En los próximos años van a surgir nuevas aplicaciones para las tecnologías de realidad virtual y aumentada en las empresas, y en muchos casos serán casos de uso que requieren movilidad, por lo que no podrán estar conectados físicamente a ordenadores. Esto implica dotar a las gafas AR/VR de conectividad inalámbrica de alta velocidad, y los fabricantes están apostando cada vez más por las redes celulares de última generación, que permiten moverse más allá de la cobertura de redes inalámbricas fijas basadas en WiFi y otras tecnologías similares.

Según las últimas investigaciones de ABI Research, el 30% de dispositivos de realidad aumentada y el 23% de los de realidad virtual vendidos para el año 2027 contarán con conectividad celular. Eric Abbruzzese, director de investigación de ABI Research, explica que uno de los pilares del éxito de la realidad virtual y aumentada es la conectividad a redes móviles de alta velocidad, pero existen variables que hacen más complejo este ecosistema.

Comenta que la tecnología 5G tendrá un papel clave en el desarrollo de la realidad virtual y aumentada, pero depende del caso de uso y de cómo se desarrolle el ecosistema de reces celulares en los próximos años. La mayoría de los casos de uso actuales de AR/VR no requieren una conectividad de tan alta velocidad y baja latencia como las que proporciona 5G. Pero dice que “la conectividad push necesita conectar a más usuarios en más lugares, consumiendo más tipos de contenido con el tiempo”.

Por el momento, estas tecnologías no han llegado al mercado masivo y sus aplicaciones empresariales van creciendo, pero todavía no hay suficiente contenido, interés por parte de las industrias ni una gama lo suficientemente amplia de dispositivos, que además son costosos. Pero a partir del año que viene grandes tecnológicas como Apple, Google y Meta lanzarán nuevos dispositivos, apoyados por los avances realizados por fabricantes de chips, que están lanzando SoC enfocados a la realidad extendida, y de pantallas de nueva generación, que permitirán mejorar la calidad visual de las experiencias inmersivas.

Por el momento, la mayor parte de los dispositivos XR con conectividad inalámbrica se basan en WiFi, pero las redes móviles permitirán un verdadero uso en movilidad que ampliará los casos de uso comerciales. Otra clave del progreso de este ecosistema emergente es el avance de la computación perimetral en la industria de telecomunicaciones, que facilitará la prestación de servicios de realidad extendida más cerca de los usuarios, a través de redes celulares.

Abbruzzese comenta que “las tecnologías que impulsarán la conectividad y desafiarán las redes existentes aún no están lo suficientemente maduras o extendidas como para tener un impacto notable en la actualidad. Sin embargo, esas tecnologías madurarán junto con el resto de la pila de conectividad, tocando AR y VR y volviéndose más capaces y predominantes”.