La industria de telecomunicaciones adopta estrategias para reducir sus emisiones

  • Líderes digitales

Sostenibilidad

Las autoridades de muchos países están ejerciendo cada vez más presión para que las industrias reduzcan sus emisiones de carbono y sean más sostenibles, entre ellas la de telecomunicaciones, que tiene una amplia red de infraestructura. Para abordar este desafío, los principales operadores están apostando por la fibra óptica y las redes móviles 5G, tecnologías mucho más eficientes, y por la compra de energía renovable, que les permitirá reducir de forma drástica sus emisiones de CO2.

El cambio hacia la sostenibilidad se expande a muchas industrias, y la de telecomunicaciones está decidida a reducir al máximo su impacto ambiental para cumplir con los Objetivos de desarrollo Sostenible impuestos por la comunidad internacional. Para ello está adoptando diferentes estrategias, entre las que destaca la compra de energía renovable, que aporta una gran reducción de las emisiones de CO2. También la sustitución de las redes de cobre por las de fibra óptica, que aporta un 85% más de eficiencia energética, y el cambio a redes 5G, que es hasta un 90% más eficiente que 4G.

Además, las empresas del sector se han embarcado en la retirada de los sistemas 3G y otras infraestructuras heredadas, lo que permitirá reducir un 15% el gasto energético. Pero, como destacan los investigadores de ABI Research en un informe publicado recientemente, estas estrategias son solo las más importantes de entre las 30 acciones que están realizando los operadores de telecomunicaciones para abordar el cambio hacia la sostenibilidad medioambiental.

En este documento explican que en los últimos años el sector se ha convertido en uno de los líderes industriales en la lucha contra el cambio climático, especialmente desde que la GSMA estableció en febrero de 2019 un objetivo para alcanzar las cero emisiones netas de carbono para el año 2050. Y en abril de 2021 la Asociación declaró que los operadores móviles, que abarcan el 50% de las conexiones globales y el 65% de los ingresos de la industria, se habían comprometido con estos objetivos basados en la ciencia.

Kim Johnson, analista principal de tecnologías sostenibles de ABI Research, comenta que su informe “busca ayudar a las empresas de telecomunicaciones a pasar de los compromisos y objetivos de sostenibilidad a la ejecución del siguiente nivel al identificar las tecnologías, plataformas y programas que los llevarán de buenas intenciones a acciones sólidas”.

En él señalan seis categorías como las más importantes para que la industria alcance sus objetivos de sostenibilidad, que son la energía renovable, la actualización de las redes de datos, la mayor eficiencia energética de sus infraestructuras, la eliminación de desechos tecnológicos y la economía circular, la adopción de edificios y vehículos ecológicos y la elaboración e informes y gobernanza. En ellas, han identificado 30 acciones individuales que permitirán a los operadores reducir el impacto ambiental de sus operaciones.

Una cuestión fundamental que queda recogida en este informe es que los líderes de la industria en materia de sostenibilidad no solo están interesados en reducir sus propias emisiones y residuos, sino que se han enfocado en trabajar con sus proveedores, socios y clientes, tanto aguas arriba como abajo, para establecer alianzas que ayuden a reducir las emisiones generales de la industria a lo largo de toda su cadena de valor.

Y las empresas europeas se han convertido en los líderes en este camino, destacando las iniciativas de proveedores como Deutsche Telekom, Orange, Telefónica, Telia Company y Vodafone, que en 2021 lanzaron un sistema de clasificación ecológica (Eco-Rating ) para fomentar una mejor clasificación de los smartphones en lo que se refiere al impacto ambiental, ayudando a impulsar el consumo de dispositivos más sostenibles. Y han lanzado una campaña para acabar con las prácticas tradicionales de cambiar de smartphone cada dos años, lo que genera ingentes cantidades de residuos tecnológicos que muchas vences no son reciclados adecuadamente. Además., apuestan por la utilización de materiales más sostenibles, durables, reparables y reciclables.

En sus concusiones, Johnson dice que los objetivos globales para luchar contra el cambio climático solo se alcanzarán cuando las empresas se involucren en planes prácticos para reducir las emisiones. Y señala que “no existe una bala de plata para que un operador de telecomunicaciones se vuelva climáticamente neutral o alcance cero emisiones netas en toda su cadena de valor. Sin embargo, una serie de elementos de acción pueden proporcionar un marco para los pasos críticos, como cambiar a energía renovable para la compra de electricidad, invertir en equipos de red energéticamente eficientes, usar soluciones habilitadas para IA para ahorrar energía y facilitar una programación integral de sostenibilidad que fomente la gestión responsable de los recursos a nivel de empresa y en toda la industria”.