Los fabricantes de chips no ven soluciones a corto plazo para resolver la escasez

  • Negocios

semiconductores

A pesar de los esfuerzos que están haciendo las empresas de fundición, la disponibilidad de muchas categorías de chips no alcanza a satisfacer la demanda global, y las principales empresas del sector no creen que la situación mejore a corto plazo. Algunos fabricantes destacados creen que en el segundo semestre de 2022 la situación de la oferta podría mejorar, pero estas estimaciones no se refieren a todas las categorías que más problemas de suministro están sufriendo.

Recomendados: 

Tendencias tecnológicas de alto impacto para tu negocio Leer

CUSTOMER EXPERIENCE: Territorio digital Leer 

Según muchos expertos, la crisis de semiconductores no se va a resolver a corto plazo, a pesar de los esfuerzos que están realizando los fabricantes para incrementar su capacidad de producción. Las nuevas líneas de fabricación están ayudando a aliviar la presión, pero se necesitan nuevas instalaciones y nodos de fabricación modernos para suplir la demanda creciente de muchas categorías de chips. Numerosas industrias se nutren de procesadores, memoria, sensores, controladores y una infinidad de tipos de chips y tecnologías basadas en semiconductores que necesitan para sus propios sistemas y para fabricar sus productos más modernos.

La industria de semiconductores no está pudiendo hacer frente al rápido aumento de la demanda de chips que está generando la transformación digital en muchas industrias, y dados los riesgos de acometer inversiones excesivas para escalar sus operaciones, los fabricantes están ampliando su capacidad a un ritmo insuficiente para satisfacer el boom de semiconductores que se ha producido en los últimos dos años.

En un reciente artículo publicado en Bloomberg, responsables de varias empresas de semiconductores de primer nivel han mostrado su opinión sobre el devenir de la industria a lo largo de 2022, y la mayoría coincide en que la escasez se prolongará en el tiempo en términos generales. Aunque algunas categorías de chips podrían ver un mayor equilibrio entre la oferta y la demanda a partir de mediados de 2022. Este es el caso de Nvidia, que anticipa una mayor disponibilidad de tarjetas gráficas en la segunda mitad del año.

Tras sus últimas declaraciones en este sentido, otras grandes empresas de semiconductores han emitido su propio juicio al respecto y muchas consideran que la escasez no se aliviará en ningún modo en el primer semestre de 2022, y muchas creen que el cambio se producirá más adelante, posiblemente el año que viene. Por ejemplo, la fundición GlobalFoundries, que fabrica chips para otras empresas destacadas de la industria tecnológica, considera que este año no mejorará sustancialmente la situación. Uno de sus ejecutivos, Tom Caulfield, dijo recientemente que “es difícil imaginar en los próximos dos años un punto en el que no hablemos sobre problemas de suministro”.

Uno de los casos de escasez más graves que se está produciendo, y que tendrá una resolución más lenta, es el de la industria de automóviles. Los fabricantes han perdido miles de millones a causa de la paralización de sus operaciones por falta de chips, y los proveedores todavía se muestran muy cautos a la hora de anunciar mejoras en la situación. Firmas importantes como ON Semiconductor, o Analog Devices, que surten a los fabricantes de vehículos, creen que la demanda seguirá superando a la capacidad real de oferta a lo largo de todo o casi todo 2022, sobre todo componentes clave para los vehículos eléctricos.