Los nuevos bloqueos en China perjudican a la industria de ordenadores

  • Negocios

generica-trabajo PC

En los últimos meses el gobierno chino ha impuesto bloqueos para contener los rebrotes de la pandemia en diferentes puntos del país, lo que está afectando a muchas operaciones de fabricación. Esto está viéndose reflejado en el mercado mundial de ordenadores, que en el segundo trimestre ha experimentado una fuerte caída por los problemas en la cadena de suministro.

Recomendados: 

Oportunidades de transformación tecnológica para las PYMES Video

Viaje al Cloud en la estrategia de modernización  empresarial Documento

El teletrabajo en España antes, durante y después de la pandemia Informe

Las ventas de ordenadores han aumentado rápidamente desde mediados de 2020, pero este año se están juntando varios factores que están alterando el ritmo de ventas. El aumento de la inflación y otras complicaciones macroeconómicas y geopolíticas están minando la capacidad de los consumidores para adquirir nuevos equipos, pero las empresas todavía son un importante motor de demanda. Pero las complicaciones e interrupciones en la cadena de suministro impiden a los proveedores cumplir con los pedidos, y gran parte de ello se debe a la situación que se está viviendo en China.

El país asiático está sufriendo una serie de rebrotes de la pandemia de Covid, lo que ha llevado al gobierno a imponer nuevos bloqueos para contener el progreso de la enfermedad. El resultado es que en el segundo trimestre de 2022 los envíos totales de ordenadores de sobremesa y portátiles han descendido un 15% interanual, quedando en unos 70,2 millones de unidades, según el último informe trimestral de la firma de investigación Canalys. Un descenso de esta magnitud no se veía desde el primer trimestre de 2020, cuando la pandemia se expandió a casi todo el mundo.

Lo más destacado de este informe es que los envíos de portátiles cayeron un 18,6% el pasado trimestre, hasta 54,5 millones de unidades. Se trata del tercer trimestre consecutivo de descenso, pero en estos meses se ha acentuado mucho la caída. Los expertos lo atribuyen a la contención en el mercado final destinado a la educación, que en 2021 se mantuvo muy activo. Por otro lado, las ventas de ordenadores de sobremesa aumentaron un 0,6% interanual, hasta unos 15,6 millones de unidades, gracias sobre todo a la demanda comercial.

Emma Xu, analista de Canalys, dice que “los bloqueos de COVID en regiones y ciudades clave de China durante la mayor parte del segundo trimestre afectaron gravemente la fabricación y exportación de PC. La interrupción de las operaciones portuarias y de fábricas en Shanghái, Kunshan y Jiangsu provocó retrasos significativos en los pedidos de todos los principales proveedores de PC”. A finales de mayo la producción y la coordinación comenzaron a estabilizarse, pero todavía se mantienen por debajo de los niveles anteriores a la pandemia.

Uno de los problemas que más están afectando al mercado es la fuerte disminución del consumo interno de China, que es el segundo país más importante del mercado mundial. Xu explica que los indicadores de consumo y gasto comenzaron a mejorar en junio, pero el futuro del mercado todavía es incierto, ya que el gobierno chino mantiene las restricciones para detener la propagación de la pandemia.

En este documento, Ishan Dutt, analista sénior de Canalys, explica que “desde la perspectiva de la demanda, los segmentos comercial y de consumo difieren claramente en cuanto a fortaleza a corto plazo. El empeoramiento de la inflación es el factor económico dominante en la mente de los consumidores, y los aumentos de precios en el conjunto de bienes y servicios están relegando el gasto en PC y otro hardware por detrás de necesidades más básicas. Si bien la importancia de tener un dispositivo de alta calidad no ha disminuido, la mayoría de los propietarios de PC con necesidades informáticas relativamente básicas se contentarán con superar este período de incertidumbre económica y optarán por actualizar sus dispositivos cuando la presión sobre sus presupuestos disminuya o si a que los vendedores y minoristas ofrezcan descuentos más adelante en el año”.

Por su parte, las empresas también se enfrentan a dificultades a causa del aumento de la inflación y las tasas de interés. Pero no tienen intención de frenar el impulso de digitalización que han cogido en los últimos años, un proceso para el que necesitan renovar su parque de equipos informáticos. Esto ayudará a sostener gran parte de las ventas durante el resto del año, pero el mercado seguirá experimentando problemas por la falta de disponibilidad de componentes y por los retrasos en diversas partes de la cadena de suministro.