Economía circular para aumentar los beneficios en la cadena de suministro

  • Negocios

economia circular sostenibilidad

Los líderes de la cadena de suministro han ido adoptando poco a poco los principios de la economía circular en los últimos tres años en busca de una forma de reducir costes y aumentar sus beneficios. Por el momento solo están aplicando estos conceptos a un porcentaje bajo de sus carteras de productos, pero esperan ampliarlo en los próximos años, a medida que sus acciones demuestren ser efectivas.

En los últimos años la cadena de suministro global ha sufrido numerosos problemas, muchos derivados de una estructura y unos procesos anticuados, que han demostrado ser ineficaces para responder al dinamismo actual de la economía. Para enfrentarse a la nueva realidad los líderes de la cadena de suministro están adoptando los principios de la economía circular y, según una encuesta realizada por Gartner, con este cambio el 74% de ellos espera incrementar sus ganancias entre 2022 y 2025.

La adopción de la economía circular en la cadena de suministro ha ido avanzando durante los últimos tres años, pero de momento las empresas del sector sólo han aplicado estos principios a un 16% de su cartera de productos. Sarah Watt, analista vicepresidenta de la práctica de Cadena de Suministro de Gartner, opina que todavía hay mucho potencial por explotar en la aplicación de la economía circular en la cadena de suministro. Y señala que los líderes del sector “pueden utilizar el entorno inflacionario como catalizador para remodelar su relación con los materiales. En lugar de perder materiales fuera de la economía en forma de desperdicio, la economía circular ayuda a capturar valor”.

En su informe explica que la economía circular se basa en desvincular el consumo de recursos de valor del crecimiento empresarial, a través del diseño de materiales y productos reutilizables que mantienen un alto grado de calidad durante el mayor tiempo posible, y de la aplicación de nuevos modelos de negocio. Una vez que estos productos dejan de ser útiles para su cometido principal, los materiales que los componen pueden ser devueltos al medio ambiente de forma segura o ser reutilizados en la producción de nuevos productos.

Se trata de un cambio de concepto de gran alcance para la industria de fabricación, pero los líderes de la cadena de suministro se han dado cuenta de que esta estrategia proporcionará tres beneficios importantes. Estos son la reducción del impacto ambiental, la remodelación de las cadenas de suministro para hacerlas más cortas y compactas y una mayor aceptación por parte de los clientes.

Pero también se identifican varias barreras que complican esta transición, como la dificultad de aplicar tecnología para avanzar en las actividades de la economía circular, la complejidad de establecer asociaciones con terceras partes interesadas y la medición de los resultados de aplicar los principios de la economía circular.

Watt explica que implantar la economía circular supone un profundo cambio de sistemas, algo que es complicado de llevar a cabo de forma aislada, y cree que para poder escalar estas iniciativas será necesario superar estas barreras. Comenta que “la tecnología acelerará la actividad, creará visibilidad y automatizará la toma de decisiones. Las asociaciones pueden ayudar a cerrar las brechas de conocimiento y crear valor compartido. La medición es esencial para mostrar el progreso a las partes interesadas, manteniendo la aceptación y la buena voluntad”.

Actualmente, los principales cambios hacia la economía circular en la cadena de suministro incluyen la integración de productos de economía circular en el proceso de planificación (54%), añadir nuevas capacidades a las fábricas existentes (42%) y añadir nuevas ubicaciones para la reparación, refabricación y gestión de residuos que son propiedad de la empresa (36%). Y, de cara a los tres próximos años, los expertos de Gartner creen que las empresas de la cadena de suministro se enfocarán en aumentar la adquisición, aportando incentivos para que los compradores adquieran materiales circulares, como ha expresado el 41% de los encuestados.