Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las profesionales de TI no se sienten atraídas por un sector con desigualdad

  • Puesto de trabajo

Mujeres 2%

Esta es una de las conclusiones de un reciente estudio realizado por Kaspersky Lab, que indica que un 38% de las mujeres del sector TI se no se siente conforme al trabajar en empresas con un gran desequilibrio de género. Más de la mitad de profesionales del sector afirma que si empresa no tiene equilibrio de género y un porcentaje similar de mujeres declara que no se sienten inclinadas a trabajar en empresas con estos niveles de desigualdad.

El sector tecnológico lleva muchos años adoleciendo de un importante desequilibrio entre el porcentaje de hombres y mujeres, y la mayoría de expertos opina que este supone un problema, ya que se pierde una buena parte del talento. No en vano, el porcentaje de mujeres que trabajan en este tipo de empresas alcanzan posiciones de responsabilidad y aportan mucho a campos como la innovación. Pero la situación actual está lejos de revertirse, por diferentes motivos. Entre ellos, que no se fomenta lo suficiente que las mujeres con inclinaciones vinculadas a las ciencias se enfoquen hacia carreras universitarias y profesionales relacionadas con la tecnología.

Cada vez más instituciones trabajan para hacer posible el cambio hacia una mayor paridad entre hombres y mujeres en diferentes ámbitos tecnológicos, pero por ahora la desigualdad existente está haciendo mella en las mujeres que se han formado en estas carreras profesionales. Así lo señala un reciente informe de Kaspersky Lab, según el cual el 38 de las mujeres (europeas y españolas) que trabajan en ámbitos tecnológicos se han desanimado al encontrarse el panorama de desigualdad que predomina en las empresas.

Y es que un 54% de los profesionales que trabajan en empresas tecnológicas en Europa (49% en España) afirma que trabaja en equipos integrados mayoritariamente por hombres, frente a un 7% (11,8% en España) en el que la mayoría son mujeres. Ante esta situación, el 55% de las mujeres del sector se siente menos inclinada a entrar en una empresa con un elevado nivel de desigualdad de género, y lo mismo opina el 38% de los hombres (40% en España).

Además, el estudio revela que un 37% de las mujeres que trabajan en TI en España afirma que la falta de trabajadoras femeninas en la industria les ha hecho dudar de si continuar con una carrera profesional dentro del ámbito de la tecnología. Además, el 30% de las directivas del sector (32% en España) afirma que los hombres se han entrometido en su trabajo diario, lo que genera más desánimo. Por otro lado, el 40% de las mujeres que toman decisiones en el área de TI en toda Europa opina que los gobiernos y las universidades deberían incentivar a las niñas y jóvenes para que se interesen en las carreras tecnológicas.

Otro dato a tener en cuenta es que los trabajadores del sector afirman que han tenido experiencias positivas en las empresas dedicadas a la tecnología. Un 65% de los hombres y un 60% de las mujeres han indicado que el trabajo es estimulante, un 51% de los hombres y un 48% de las mujeres afirman que han tenido experiencias colaborativas y solo un 16% de los hombres y un 20% de las mujeres ha señalado que el trabajo ha sido estresante. Además, cabe destacar que el 41% de las mujeres y el 47% de los hombres encuentra que una de las características más atractivas de trabajar en TI es el salario, superior al de otros sectores.

Según comentó Lliliana Vavan, directora general de Kaspersky Lab en Europa, “En toda Europa, la presencia de la mujer en las tecnologías de la información es claramente insuficiente. Si bien no existe una solución inmediata que pueda revertir la clara distancia de género en nuestra industria, nuestro estudio y su debate nos ayudan a comprender mejor cómo podemos aumentar el interés en la tecnología y la ciberseguridad y hacerlas más atractivas y accesibles para las mujeres. No estamos hablando solo de trayectorias profesionales individuales, sino de cómo hacer que la industria de la ciberseguridad pueda beneficiarse de la incorporación de más mujeres, aportando un enfoque distinto a la hora de rastrear, analizar y proteger frente a las ciberamenazas”.