El puesto de trabajo postpandemia será compartido

  • Puesto de trabajo

espacio trabajo - iss

Los expertos de Gartner afirman que, tras la pandemia, cuando ya no sea imprescindible teletrabajar, gran parte de los puestos de trabajo de oficina serán compartidos entre varios empleados, especialmente en las empresas financieras. Para entonces, la estrategia a seguir por la mayoría de las empresas será combinar las modalidades de trabajo remoto y presencial, aplicando las nuevas tecnologías para remodelar el espacio de trabajo tradicional.

Recomendados: 

Teletrabajo: productividad, flexibilidad y seguridad a pleno rendimiento Webinar

COVID-19, ¿cuánto y cómo ha influido en las estrategias de TI?Leer 

Teletrabajo en 2020, el futuro se hace presente Leer 

El teletrabajo ha ayudado a muchísimas empresas a superar los problemas ocasionados por la pandemia y el consiguiente confinamiento, pero no es la modalidad laboral perfecta en todos los casos en los que se ha aplicado. Pero el trabajo presencial tampoco lo es necesariamente, ya que a raíz de la pandemia muchas empresas se han dado cuenta de que teletrabajar puede ser muy ventajoso, tanto en términos de costes como por la flexibilidad que proporciona a las empresas y a los propios trabajadores.

Una reciente encuesta de Gartner revela que un 59% de los líderes financieros y de bienes raíces tienen pensado que al menos una cuarta parte de sus empleados tenga un puesto de trabajo compartido. En opinión de Tammy Shoham, directora de la práctica de Gartner Finance, “un aumento en el trabajo remoto cambiará significativamente las configuraciones del espacio de oficina, lo que posteriormente afectará a los empleados, especialmente en las finanzas y los bienes raíces corporativos (CRE)”.

Añade que “la consecuencia más obvia es que las empresas necesitarán menos espacio de oficina por empleado. Si bien es difícil predecir con precisión los efectos a largo plazo que tendrán en los mercados inmobiliarios, ya se están sintiendo los impactos a corto plazo”. Mientras tanto, gran parte de los trabajadores sean ido acostumbrando a las condiciones de teletrabajo, sin un escritorio tradicional propio, lo que facilitará la transición a entornos de trabajo compartidos. Y Shoham opina que “el espacio que esto libera puede dejar hueco para cosas que son más útiles para los empleados, como salas de reuniones o espacios de colaboración y servicios”.

Como explica el 80% de los encuestados en este estudio, antes de la pandemia menos de un 25% de los empleados trabajaba en puestos compartidos, pero ahora la mayoría de los líderes de CRE (Corporate Real State) espera que más del 25% de empleados lo haga en los próximos1 o 3 años. Y otro 36% cree que la mayoría de empleados trabajará de esta forma en ese tiempo. En opinión de Shoham, “hay pocas dudas de que los tiempos han cambiado. El desafío para las organizaciones será implementar este cambio de manera que los empleados sientan que han ganado, no perdido”.

En cuanto a la naturaleza de los propios espacios de trabajo compartidos, Gartner recomienda a los líderes de CRE que implementen tecnologías para que los empleados puedan reservar los espacios de trabajo para los días que acudan a la oficina, lo que les permitirá conocer de antemano si hay espacios disponibles, aliviando la carga administrativa relativa a la gestión del espacio de trabajo.

Asimismo, recomiendan establecer ciertas políticas que permitan compartir de forma segura y saludable los puestos de trabajo. Por ejemplo, la obligatoriedad de dejar el escritorio limpio y recogido al abandonar el trabajo, hacer hincapié en las estrictas normas de higiene para garantizar la protección de la salud de los empleados, y también la disponibilidad de un espacio personal para guardar las cosas que cada trabajador necesita tener en la oficina, para poder accede a ellas cuando se acude al puesto de trabajo presencial.

Shoham concluye que “las oficinas para la fuerza laboral híbrida del futuro atenderán a menos empleados a la vez. Los asientos compartidos serán la forma de evitar que la oficina se sienta como una ciudad fantasma cuando los empleados regresen. A largo plazo, la transición a asientos compartidos es un primer paso importante para optimizar el uso del espacio de oficina y preservar los muchos aspectos positivos de la vida de la oficina antes de una pandemia”.