Las empresas invertirán más en la seguridad de sus redes y centros de datos

  • Seguridad

firewall

El progreso de la transformación digital, la consolidación del teletrabajo y otras tendencias tecnológicas que se están dando en las empresas exigen más seguridad en las redes. Por ello, los expertos anticipan que en los próximos cinco años el gasto en dispositivos de red y seguridad, y centros de datos va a crecer un 10% interanual, superando las previsiones anteriores a la pandemia.

Recomendados: 

IT Trends 2021. La TI salva el negocio Webinar

Cómo abordar la complejidad de un programa de Gestión de Identidades y Gobernanza Leer

Soluciones de conmutación para el centro de datos Leer 

A lo largo del año pasado las empresas contuvieron mucho el gasto en infraestructura local para sus oficinas y centros de datos, centrando sus inversiones más en la nube y en dotar a sus empleados de capacidades de teletrabajo. Por ello, como explican los expertos de Dell’Oro Group en una de sus últimas investigaciones, el mercado de dispositivos de red y seguridad y, centros de datos (NSDCA), solo creció un 2% en 2020, cuando la media interanual ha sido tradicionalmente de entre el 7% y el 9%.

Este mercado abarca firewalls, puertas de enlace web seguras, seguridad de correo electrónico, IDS/IPS, controladores de entrega de aplicaciones y firewalls de aplicaciones web. La pandemia ha afectado a la venta de casi todas las categorías, pero tras el severo impacto del año pasado, los expertos están convencidos de que en 2021 se retomará la tendencia anterior a la crisis, incluso con más fuerza.

Sus previsiones son que el mercado NSDCA podría crecer a una CAGR del 10% en los próximos cinco años, pasando de unos ingresos de 17.600 millones de dólares en 2020 a una estimación de 28.800 millones para el año 2025. Atribuyen este cambio de signo a varios cambios que se están produciendo en el ámbito empresarial, que precisamente se han acelerado como consecuencia de la pandemia, una vez que las organizaciones han superado el bache inicial.

La primera tendencia a considerar es la necesidad de que los empleados puedan trabajar desde cualquier lugar, una capacidad que ha implementado a marchas forzadas el año pasado, y que ahora se consolida como una importante estrategia laboral. Siguiendo las recomendaciones de las autoridades, as empresas de muchos países han habilitado la posibilidad de trabajar desde casa y, aunque los empleados vuelvan a las oficinas, se va a mantener la posibilidad de trabajar en remoto, ya sea como una opción o mediante modalidades de jornada mixta.

Esto implica mayores inversiones en dispositivos de seguridad para sus redes y centros de datos, que permitan garantizar las adecuadas condiciones de seguridad en los nuevos entornos de TI distribuida. Las investigaciones de Dell’Oro, basadas en datos de la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos, apuntan a que el 10% de los trabajadores del país ya podía trabajar desde casa antes de la pandemia, pero actualmente lo hace el 20%. Y trasladan esta misma tendencia a otras regiones del mundo, como por ejemplo Europa, donde el trabajo remoto también se ha disparado.

Pero, además del teletrabajo, los expertos afirman que la transformación digital está llevando a las empresas a ser cada vez más digitales y apostar por la movilidad, las arquitecturas multicloud y por tecnologías que les permitan ser más ágiles en el trabajo y en el trato con el cliente, evitando el contacto personal directo. Esto abarca tecnologías como las comunicaciones unificadas y las herramientas de colaboración, entre otras, que requieren nuevas condiciones de seguridad de red. Esto impacta directamente en el segmento de los firewalls, que tradicionalmente representa más del 50% de este mercado, y que no va a recuperarse igual que otras categorías. Esto se debe a que la digitalización y la migración a la nube está desviando la inversión en cortafuegos como dispositivo a otras modalidades basadas en lo virtual y en el software como servicio.