Las terapias digitales generarán un gran mercado para las aseguradoras de la salud

  • Software y Apps

eSalud

En los próximos años va a extenderse rápidamente el uso de terapias digitales, cuyo objetivo es mejorar la atención a ciertos tipos de pacientes a través de dispositivos de monitorización y servicios de telesalud. Esto está generando un suculento mercado para las aseguradoras del sector de la salud, que a través de estos servicios innovadores lograrán reducir el gasto en atención sanitaria, pudiendo capturar unos ingresos por valor de 8.000 millones de dólares para el año 2026.

Recomendados: 

Atención pública al ciudadano: hacia una relación de 360 grados Evento

Tendencias Tecnológicas Digitales 2022 Leer 

Desde la irrupción de la pandemia el sector sanitario ha iniciado una transformación digital que está dando lugar a una nueva generación de terapias digitales. Su objetivo es mejorar la atención que se presta a muchos pacientes, especialmente los que presentan enfermedades o dolencias crónicas, mediante servicios a distancia. Las oportunidades que generan este nuevo mercado de terapias digitales están todavía por explorar, pero los expertos de Juniper Research ya anticipan que las aseguradoras de salud van a obtener importantes beneficios en los próximos años.

En un informe publicado esta semana definen este tipo de terapias como programas de software clínicamente validados para el tratamiento de afecciones crónicas, ya sea de forma independiente o como complemento a otros tratamientos. Estos servicios tienen como objetivo principal identificar y mitigar de forma proactiva las condiciones médicas crónicas antes de que los pacientes desarrollen cuadros más graves que requieran un tratamiento más costoso.

Y pronostican que este año los servicios de terapias digitales proporcionarán a las aseguradoras 1.100 millones de dólares en ingresos, una cifra que crecerá un 610% en los próximos cuatro años, alcanzando unos 8.000 millones para el año 2026. Por otro lado, las terapias digitales permitirán ahorrar en los costes asociados a cada paciente crónico a largo plazo, algo que interesa tanto a las empresas como a los enfermos.

Avance más lento en los países menos diigtalizados

Aunque los beneficios potenciales de las terapias digitales son importantes, los expertos señalan que estos ahorros y mejoras en el tratamiento de enfermedades se producirán sobre todo en las regiones desarrolladas, donde los dispositivos electrónicos de consumo y la infraestructura de salud digitalizada ya son algo de uso común. Por ello, anticipan que las aseguradoras de salud en África y Latinoamérica solo aportarán un 2% de los ingresos por estos servicios para el año 2026.

Mientras tanto, en los países más desarrollados las aseguradoras se beneficiarán del cambio que se está produciendo entre los proveedores de terapias digitales hacia pagos basados en el compromiso y los resultados. Y recomiendan a los proveedores que intenten aprovechar esta tendencia priorizando el desarrollo de métricas de desempeño, lo que les permitirá demostrar cómo sus servicios mejoran la salud del paciente, reduciendo la tasa de abandono.

Aprendizaje automático como base para los futuros servicios

La investigación de Juniper Research indica que en los próximos cuatro años el volumen de usuarios de terapias digitales aumentará en un 381%, y sus expertos afirman que el aprendizaje automático será la tecnología más importante para capitalizar este crecimiento. Esta tecnología permitirá llevar a cabo un análisis de datos más avanzado e inteligente, facilitando la monitorización remota de los pacientes y habilitando capacidades tan innovadoras como el entrenamiento conversacional en tiempo real. Aunque la falta de estándares sobre el uso de aprendizaje automático limitará las posibilidades de los proveedores de ampliar su oferta de servicios, por lo que recomiendan invertir en el desarrollo de un marco más específico para el uso de esta tecnología en el ámbito de la salud.

Adam Wears, autor de esta investigación, dice que “a medida que los desarrolladores y los proveedores de atención médica lidian cada vez más con problemas de responsabilidad y negligencia, el aprendizaje automático pasará de ser un rol orientado al paciente a una herramienta de diagnóstico ofrecida a través de paneles orientados al proveedor”. Y señala que esta tecnología pasará a ser utilizada por los médicos y especialistas de una forma similar a como usan los métodos tradicionales de diagnóstico asistido por ordenador.