La medicina digital progresa como respuesta al coronavirus

  • Transformación Digital

IA diagnosticos salud

En los que va de año la pandemia ha puesto de relieve la falta de protección frente a situaciones de crisis sanitaria que tienen la mayoría de países, incluidos los más desarrollados. Esto ha llevado a las organizaciones del sector sanitario a mirar con mejores ojos a las nuevas tecnologías, en busca de soluciones que permiten optimizar el trabajo de los profesionales sanitarios y proteger mejor la salud de los pacientes, una tendencia de la que por ahora sólo asoma la punta del iceberg.

Recomendados: 

COVID-19, ¿cuánto y cómo ha influido en las estrategias de TI? Leer

La salud en la era post-digital Leer

¿Cuál será el futuro de la asistencia sanitaria? Leer 

La lucha contra la pandemia global que se ha propagado por todo el mundo este año está generando grandes cambios en la sociedad, principalmente en la forma de interactuar entre las personas y las organizaciones, entre ellas las del sector de la salud, que están llevando la peor carga de esta difícil situación. Uno de los principales problemas que enfrenta la industria es la dificultad para identificar a tiempo a los enfermos de COVID-19, de forma que se les pueda tratar si riesgo para el resto de la población ni para los profesionales que les atienden.

Rememorando los sucesos ocurridos desde comienzos de esta crisis, ha quedado claro que las empresas del sector de la salud y las administraciones públicas competentes no contaban con las herramientas ni los protocolos necesarios para enfrentarse a semejante situación. Por ello, ahora están tratando de desarrollar nuevas estrategias para protegerse y ser más eficaces y seguros a la hora de abordar crisis similares, y las nuevas tecnologías ofrecen soluciones de mucha ayuda para lograrlo.

En un reciente estudio elaborado por los expertos de GlobalData sus investigadores revelan el gran avance que se está produciendo en la implementación de lo que ya se conoce como medicina digital. Se trata de un nuevo ecosistema de dispositivos y aplicaciones digitales que pueden ayudar a los profesionales de la salud a diagnosticar mejor a los pacientes, monitorizarles y proporcionarles una atención más rápida y ajustada a sus necesidades, ayudando a evitar la saturación de los servicios de salud con pacientes que no requieren una atención inmediata o especializada, como ocurre en los casos de COVID-19. Y en esto los datos son fudamentales.

Como explica Venkata Naveen, analista senior de tecnología disruptiva en GlobalData, “desde la detección de enfermedades con píldoras que portan sensores hasta dispositivos portátiles inteligentes para el manejo de enfermedades, la medicina digital ofrece un enfoque “do-it-yourself” que ayuda a los pacientes a comprender, diagnosticar y tratar enfermedades usando un teléfono inteligente. Las iniciativas de medicina digital lanzadas por compañías de atención médica han evolucionado desde simples herramientas de recordatorio para la toma de medicación a administradores de tratamiento que ofrecen una atención al paciente más personalizada e integral”.

Como explica en su informe, las empresas de salud de Estados Unidos están liderando una transformación digital sin precedentes en la industria, ayudando a crear u nuevo ecosistema de sanidad digital que en el futuro será parte de todos los países desarrollados. Pone énfasis en que “la medicina digital no solo puede ayudar a los pacientes con la detección y el manejo de enfermedades, sino que también puede capturar su información conductual para permitir a los investigadores acelerar el desarrollo de nuevos fármacos a largo plazo”.

Y concluye su informe diciendo que la pandemia ha puesto de manifiesto a necesidad de contar con herramientas digitales de medicina, concretamente de telemedicina, algo relativamente fácil de lograr a la luz del gran avance que se ha dado en los últimos años en los dispositivos móviles y wearables. Afirma que, “aunque la confianza del paciente y las preocupaciones regulatorias pueden actuar como obstáculos, las pruebas rigurosas de las aplicaciones móviles y la protección de la privacidad del paciente pueden conseguir que la medicina digital sea una tendencia de futuro ante las cambiantes necesidades de atención médica”.