Tendencias digitales en el sector tecnológico español para 2022

  • Transformación Digital

digitalizacion-archivos-indra-race

Las empresas tecnológicas españolas están creciendo a medida que avanza la digitalización en el país, beneficiándose de los grandes cambios que se están produciendo en el ecosistema digital de las empresas. Los expertos de la consultora Sothis han elaborado una lista con las principales tendencias del sector tecnológico español para este año.

Recomendados: 

Trabajo híbrido seguro y productivo Leer

Reconstruir el comercio minorista con una base digital Leer

Check Point Maestro y la necesidad de seguridad para las redes hiperescalares Leer 

En los últimos dos años el sector tecnológico español ha logrado enfrentarse a la crisis generada por la pandemia y sacar partido de la situación. A medida que las organizaciones han acelerado su digitalización las empresas tecnológicas españolas han visto un aumento de la demanda y se han ido adaptando a las nuevas necesidades de sus clientes. La consultora tecnológica Sothis, a través de su nuevo observatorio de tendencias Sothis Insights, ha realizado su primer análisis del sector en España. Según sus conclusiones, la industria está moviéndose en torno a unas tendencias que este año cobrarán más importancia. Y destacan especialmente la irrupción de nuevas tecnologías como el metaverso y el gran crecimiento del gasto en la nube, entre otras.

Sus expertos destacan cómo las empresas y Administraciones Públicas han acelerado el ritmo de adopción de soluciones digitales en los dos últimos años. Esto ha sido el catalizador de una gran transformación que acerca a las empresas españolas al sentir de las instituciones europeas, que persiguen una mayor innovación y soberanía digital, y están atentas a la irrupción de nuevas tecnologías como el metaverso. En su investigación incluye una lista con las principales tendencias digitales que guiarán al sector tecnológico español a lo largo de 2022.

Impulso de la soberanía digital europea

En un informe publicado por el Parlamento Europeo en año pasado sus expertos reconocen que está aumentando la preocupación por el hecho de que los ciudadanos, las empresas y los Estados miembros de la Unión estén perdiendo poco a poco el control de sus datos y su capacidad para innovar y hacer cumplir la legislación del entorno digital. Los investigadores de Sothis Insights creen que este año el sector público se esforzará para combatir este problema y promover un enfoque político centrado en mejorar la autonomía estratégica digital de la región.

Y destacan que la entrada en vigor de la Directiva Whistleblower ofrecerá garantías jurídicas a quienes informen de irregularidades tanto en el sector público como en el privado. Esta norma todavía no se ha implementado en España, pero existen otras iniciativas con propósitos similares que seguirán ganando fuerza este año, como la fundación de APECDATA, que quiere fomentar una mayor soberanía digital en el país.

Ética del dato 2.0 y tecnología con propósito

Recientemente, el gobierno español publicó una carta de derechos digitales y anunció la próxima creación de una Agencia Española de Supervisión de Inteligencia Artificial. Por otro lado, la cuantía de las multas por incumplimiento del reglamento GDPR aumentó un 521% interanual el año pasado, lo que da una muestra de la falta de ética que rodea el uso de la información por parte de ciertas empresas. Frente a esto los expertos destacan que la ética del dato seguirá cobrando importancia a medida que las empresas y organismos públicos continúen acelerando la digitalización en 2022.

Demasiadas expectativas en torno al metaverso

Por mucho que las grandes tecnológicas como Meta estén fomentando la idea del metaverso, y que se hayan acelerado las inversiones para construir esta nueva clase de entornos virtuales, todavía no está claro qué posibilidades ofrecerá para las empresas tecnológicas españolas, y no se esperan grandes inversiones en este nuevo paradigma. A diferencia de otros conceptos avanzados, como el de la industria 4.0, la fabricación inteligente o los gemelos digitales, que ya cuentan con casos de uso bien probados y exitosos, el metaverso todavía debe demostrar su utilidad, aunque a lo largo de este año su popularidad puede tener efectos de estímulo en la adopción de tecnologías como los mencionados gemelos digitales.

Gran salto a la nube

Muchos proveedores de tecnologías para el ámbito empresarial están apostando por modelos de negocio basados o apoyados en la nube, hasta el punto de que se ha convertido en una característica fundamental dentro de su porfolio de soluciones. En Sothis se hacen eco de las conclusiones del Informe del Mercado Cloud en España 2021, elaborado por la consultora Quint, que pronostica que las grandes empresas españolas invertirán más de 2.400 millones de euros en soluciones cloud en 2022. Y la mitad de los ejecutivos de estas empresas tiene previsto aumentar en más de un 20% la inversión en infraestructura y plataformas en la nube en 2022.

Cambios profundos en el ecosistema laboral

A raíz de la pandemia muchos trabajadores del sector tecnológico han reevaluado sus valores y sus objetivos laborales, y se ha producido lo que se denomina la Gran Dimisión, un éxodo masivo de ciertos perfiles profesionales a nuevos puestos o a empleos con otras condiciones más cercanas a sus nuevas preferencias. Esto se está dando en diferentes sectores, pero en el tecnológico este efecto es más acusado y los expertos creen que se consolidará como una nueva realidad en el mercado laboral del sector tecnológico español. Ante esta situación, las empresas tecnológicas deberán reevaluar su propuesta para capturar y retener el talento, situando al empleado en el centro de sus estrategias laborales.

Innovación colaborativa

Según los expertos de Boston Consulting Group, la cuarta ola tecnológica estará marcada por lo que denominan Deep-Tech. Se trata de tecnologías emergentes capaces de hacer avanzar a las actuales hacia nuevas cotas, ayudando a resolver los problemas globales, creando nuevos mercados o disrupciones que transformarán sectores consolidados. Los responsables de este informe explican que la inversión en startups y scaleups Deep Tech ha pasado de 15.000 millones de dólares en 2016 a más de 62.000 millones en 2020. Y esperan que, a partir de este año, el efecto disruptivo que ha tenido la pandemia impulsará una nueva revolución tecnológica en la que la coinnovación y la convergencia de tecnologías tendrá un papel clave. Por ello, esperan que en el futuro cercano se producirá una mayor colaboración e integración entre fabricantes, incluso entre empresas que tradicionalmente han sido competencia directa.