La minería moderniza sus operaciones con equipos autónomos y remotos

  • Transformación Digital

Vale mineria

El sector minero ha respondido a las dificultades que ha causado la pandemia invirtiendo en nuevas tecnologías para digitalizar sus operaciones. En 2022 continuarán con este proceso y la mayoría de las empresas importantes del sector utilizarán maquinaria de perforación remota y autónoma para mejorar la eficiencia del trabajo.

Durante los dos últimos años la industria minera ha sufrido a causa de las restricciones fronterizas, una situación que ha llevado a las empresas a modernizarse a un ritmo nunca antes visto. Aunque han seguido un ritmo de digitalización más lento que en otros sectores, este avance está brindándoles la oportunidad de remodelar completamente sus operaciones para ser más eficientes, y están invirtiendo con fuerza en equipamiento moderno. Según las últimas previsiones de a consultora IDC, en 2022 el 75% de las 100 principales compañías mineras utilizarán equipos de perforación remotos o completamente autónomos en todas sus operaciones.

En su informe, Ben Kirkwood, gerente senior de investigación en IDC Energy Insights Worldwide Mining, explica que este año las empresas sacarán partido del aprendizaje que han experimentado en torno al trabajo remoto durante la pandemia. Y opina que esto, “establece una buena base para desarrollar el talento necesario para utilizar la maquinaria automatizada y operada de forma remota. Los mineros han adoptado DX para mantener la producción en números asombrosos y espero esta influencia positiva en la industria durante los próximos cinco años”.

Su investigación incluye una serie de predicciones sobre la estrategia de las empresas dedicadas a la minería de cara a los próximos 12 a 36 meses, cuando la transformación digital de la industria avanzará con gran rapidez. Además de la adopción de la nueva generación de maquinaria remota y autónoma, se espera que este año el 5% de las operaciones mineras a nivel mundial serán las primeras en adoptar las comunicaciones 5G. Gracias a la confiabilidad y la baja latencia de esta tecnología mejorarán la seguridad, la sostenibilidad y el rendimiento operativo.

En el marco de la sostenibilidad, IDC prevé que para el año 2023 el 80% de las organizaciones mineras emplearán los KPI de sostenibilidad como parte de sus parámetros de control operativos principales. Esto ayudará a alcanzar los objetivos ESG en un sector en el que el impacto ambiental y las consideraciones sociales son especialmente importantes. Por otro lado, para 2023 el 25% de las 100 principales empresas mineras utilizará tecnologías de realidad aumentada para llevar a cabo el mantenimiento operativo, reduciendo los requisitos de mano de obra in situ en un 20%, lo que ayudará a resolver un problema que tradicionalmente ha reducido mucho la agilidad y la productividad en esta industria.

Al acometer la digitalización las empresas mineras se enfrentan a los mismos riesgos que afectan a otros sectores, y uno de ellos es la seguridad de su infraestructura operativa (OT). Según IDC, para el año 2023 4 de las 5 principales organizaciones del sector crearán departamentos específicos de seguridad OT, con el fin de proteger sus implementaciones de IoT.

La innovación se está abriendo paso en la industria minera y los analistas destacan que blockchain tendrá su lugar en este sector. Las compañías más avanzadas están apostando por las cadenas de bloques para mejorar la trazabilidad y para el año 2024 el 10% de los metales producidos contarán con blockchain para rastrear y monitorizar la cadena de valor de las materias primas, desde su lugar de extracción hasta la fabricación del producto final.

En el ámbito de la planificación de las operaciones también se producirán importantes cambios, y se prevé que en 2024 el 50% de las principales empresas emplearán herramientas de simulación y planificación operativa basadas en la nube. Con ello lograrán apoyar la toma de decisiones, mejorar los análisis de información y su capacidad de optimización operativa. Y, con el fin de ampliar el soporte para sus equipos y sistemas operativos críticos, en 2025 el 80% de las empresas utilizarán un modelo de equipo como servicio, asociándose con los principales proveedores.

La integración de procesos también está mejorando gracias a las tecnologías digitales y los analistas de IDC prevén que para ese mismo año las 5 principales organizaciones mineras implementarán plataformas basadas en la nube. Con ello ampliarán el acceso a la información a toda la cadena de valor, aportando capacidades de autoservicio para los trabajadores y construyendo una única fuente de información.

Por último, IDC destaca el papel que jugarán en la industria minera las comunicaciones vía satélite modernas, que cada vez son más económicas y accesibles. Creen que para el año 2026 las organizaciones mineras más importantes empezarán a contar con su propio satélite para apoyar la transformación digital. Esto proporcionará información valiosísima sobre el terreno que ayudará a mejorar todas las operaciones.