Tendencias que guiarán la transformación digital de las empresas en 2022

  • Transformación Digital

transformacion digital

En los últimos dos años las empresas han acelerado el ritmo de su transformación digital para adaptarse a las dificultades que ha generado la pandemia, tanto a nivel comercial como en sus modelos de trabajo. Pero los expertos alertan que a partir de 2022 será fundamental adoptar una estrategia a más largo plazo, enfocándose en aspectos como la experiencia del cliente y del empleado y otros factores, para no quedarse atrás.

La pandemia ha obligado a las organizaciones a acelerar la digitalización para adaptarse a las restricciones de movilidad, al auge de los negocios digitales y a otros muchos cambios. Para ello muchas han priorizado la adopción de ciertas tecnologías y servicios que han permitido superar el bache, pero en la nueva normalidad las empresas necesitan pensar a más largo plazo y enfocarse en ciertas áreas que permitirán seguir siendo competitivos y retener el talento.

En un reciente informe, los expertos de la firma tecnológica Aruba, perteneciente a Hewlett Packard Enterprise, han bautizado 2022 como el ‘Año de la Transformación’. Y destacan que, si los siguientes pasos en la transformación digital se realizan adecuadamente, las empresas podrán acceder a nuevas oportunidades comerciales, lograrán mejorar la experiencia del cliente, retener el talento clave y otras ventajas. En caso contrario, se corre el riesgo de perder clientes y empleados de alto valor.

Iker del Fresno, Country Manager de Aruba para España, explica que “hemos llegado a un punto de inflexión en el proceso de la transformación digital, en el que las empresas o bien establecen una base sólida para la próxima década o, cuando un día miren atrás, se darán cuenta de que su proceso de transformación se ha construido sobre un auténtico castillo de naipes. Y para eso, el foco debe ser entender qué tecnología es adecuada, y cual no, en la mejora de los procesos de cada cliente”.

Para ayudar a las empresas a sentar las bases del futuro, aprovechando su experiencia, los expertos de Aruba han elaborado una lista con las cuatro tendencias de transformación digital que consideran fundamentales para que las empresas se empoderen a lo largo de este año.

La transformación digital seguirá acelerando

Aunque en estos dos últimos años se ha producido una aceleración sin precedentes de la transformación digital, las organizaciones se están dando cuenta de que queda mucho camino por recorrer. En sus últimas investigaciones han descubierto que un 16% de las organizaciones considera que ha alcanzado un punto de madurez digital, y 8 de cada 10 entrevistados es consciente de que este año deberá alcanzar un alto nivel de digitalización. De ellos, un 28% considera que el nivel debería ser muy alto para adaptarse a la nueva realidad, pero un alto porcentaje ve complicado cumplir con este requisito a largo plazo.

Esta investigación muestra que gran parte de la digitalización de las organizaciones se ha circunscrito a áreas muy concretas, por la urgencia de enfrentarse a las dificultades causadas por la pandemia. Pero en 2022 las empresas necesitarán extender la digitalización a otras áreas y establecer un enfoque de conjunto, en busca de maximizar la eficiencia, la seguridad y, por encima de todo, “alcanzar una única versión del dato”.

Simplicidad y automatización

Siguiendo el hilo del concepto anterior, las organizaciones necesitan establecer una única verdad en relación con los datos, de forma que todos los departamentos trabajen en base a una fuente de información unificada que sea coherente con la realidad del negocio. Hasta ahora cada departamento se ha basado en datos parciales que en muchas ocasiones no tenían en cuenta los datos de otras áreas relacionadas, y esta forma de entender el negocio digital no se sostiene de cara al futuro.

En su investigación, Aruba ha descubierto que un 70% de los encuestados señalan la creciente complejidad de su arquitectura de TI como una de sus principales preocupaciones para este año. Para sentar las bases del futuro las organizaciones buscarán una mayor simplicidad y automatización, y mostrarán un interés cada vez mayor en los sistemas abiertos para construir sistemas más conectados e integrados.

Renacimiento de la red

A medida que las empresas progresan en el ámbito digital están dándose cuenta de que la red no es un mero medio de transmisión de datos, sino que es un aspecto fundamental de toda la arquitectura de TI, sobe todo en una era en la que la conectividad es clave para el modelo de trabajo y de negocio de la empresa.

Los expertos afirman que, si una organización no cuenta con una infraestructura de red capaz de soportar la creciente complejidad de TI de forma automatizada y simplificada, no podrá seguir avanzando en la transformación digital. Y, a pesar de que pueda considerarse como algo básico, este año muchas empresas necesitarán volver a los fundamentos de la configuración de la red, replanteándose el modelo sobre el que está construida y cómo se utiliza.

Cambio de enfoque para impulsar la innovación

Para muchos responsables de tecnología la relación entre las áreas de negocio y de TI es todavía alfo meramente funcional, y no necesariamente estratégica, y es preciso cambiar de enfoque para seguir progresando en la transformación digital. Aunque lograrlo depende de los recursos disponibles y de cómo se utilicen.

En su encuesta a los responsables de TI la principal preocupación de cara a continuar con la transformación digital es cómo atraer talento y aprovechar mejor el que ya tiene la organización. Y más de dos tercios de los encuestados se muestran preocupados por el seguimiento de su rendimiento en relación a los objetivos de ingresos anuales. Por ello, los directores de TI son conscientes de que necesitan transformar su equipo de operadores en innovadores.

Desde Aruba señalan que las reglas del negocio están cambiando a medida que la sociedad y la economía se recuperan de la pandemia y que la transformación digital es más importante que nunca para apuntalar el futuro del negocio. Pero, más allá, consideran que se debe llevar a cabo una transformación más radical, y que las organizaciones no pueden estancarse en la innovación. A partir de este año deberán seguir avanzando en diferentes caminos, tanto para conectar iniciativas como para simplificar su arquitectura de TI y automatizar procesos para liberar recursos, sabiendo que la modernización de la red es una parte fundamental de todos estos cambios.