Herramientas de salud digital para ganar sostenibilidad en el sector sanitario

  • Transformación Digital

Madrid hospital automatizado

La industria de la salud genera ingentes cantidades de residuos provenientes de los dispositivos médicos y lo tiene complicado para reducirlos sin afectar a la calidad de la atención sanitaria. Pero las nuevas herramientas de salud digital que contribuyen a mejorar el diagnóstico, el seguimiento y el tratamiento de enfermedades son de gran ayuda para optimizar los recursos y reducir el desperdicio y la huella ambiental.

  Recomendados....

» Desarrollo de Apps móviles con low-code en el sector industria y servicios de campo. 30 noviembre  Webinar
» Plataformas de comunicaciones empresariales bajo suscripción Guía
» Administración Digital: progreso y vanguardia. 29 y 30 noviembre Foro

Alcanzar la sostenibilidad es complicado para una industria como la de atención sanitaria, en la que muchas tareas habituales requieren el uso de consumibles y dispositivos médicos que generan gran cantidad de residuos. Las estrictas regulaciones sobre la salud ponen difícil cambiar esto y las empresas del sector están tardando en modificar sus políticas de sostenibilidad, ya que necesitan encontrar formas alternativas de reducir el consumo de recursos y el desperdicio. Aún así, una encuesta realizada por GlobalData revela que el 58% de los entrevistados en la industria considera que no están haciendo lo suficiente para mejorar en sostenibilidad medioambiental.

En opinión de Alexandra Murdoch, analista médica de GlobalData, a pesar de las estrictas regulaciones que afectan al sector de la salud, las empresas de dispositivos médicos y la industria sanitaria deberían hacer lo posible para comprender mejor el impacto que tienen en el medio ambiente, y así poder reducirlo. La mejor manera de iniciar este cambio es tratar de reducir el volumen de desechos, un problema que desde la pandemia se ha agravado considerablemente, por el consumo masivo de mascarillas, guantes y material relacionado con la vacunación y el cuidado en pacientes.

Además, el estudio de GlobalData revela que los hospitales consumen proporcionalmente más energía que cualquier otro instalación financiada con fondos públicos. Por ello, una buena estrategia de mejora en sostenibilidad sería cambiar a un modelo de suministro basado en el uso de fuentes de energía no contaminantes. Pero esta no es la única forma en que el sector de la salud puede reducir su impacto ambiental y acercarse más a la concepción actual de sostenibilidad, ya que las nuevas tecnologías digitales enfocadas a la salud tienen mucho que aportar en este sentido.

Los expertos opinan que el uso de la salud digital puede ser de mucha ayuda para alcanzar objetivos de sostenibilidad más elevados, optimizando la atención médica, maximizando el valor y minimizando el desperdicio de recursos de formas innovadoras. Como explica Murdoch, la telemedicina es clave para reducir el número de desplazamientos innecesarios relacionados con la atención sanitaria, tanto por parte de los profesionales como de los pacientes, y el uso de registros electrónicos de salud compartidos entre los centros de atención sanitaria y la administración reduce la necesidad de imprimir y guardar expedientes en papel y otros soportes menos ecológicos, como las radiografías.

Esto ayudaría a reducir las emisiones de CO2 derivadas del transporte, y también a minimizar el uso innecesario de material sanitario para atender a pacientes que podrían ser atendidos a distancia. Por su parte, los servicios en la nube facilitan las prácticas de sostenibilidad en el sector, reduciendo la escala de la infraestructura de hardware local, ahorrando energía y materiales.

Por otro lado, las tecnologías digitales aplicadas a mejorar la sostenibilidad en procesos industriales han experimentado un gran avance en los últimos años, y desde GlobalData destacan el programa EcoDesign, de Philips. Esta iniciativa está enfocada a reducir el impacto ambiental de la fabricación de productos desde el inicio del proceso de innovación y diseño, aumentando la eficiencia energética de sus procesos, reduciendo el consumo de materias primas e incrementando el porcentaje de materiales reciclados empleados en la fabricación. Asimismo, con este programa se intenta reducir el uso de sustancias peligrosas, así como avanzar hacia una mayor circularidad y lograr que los envases sean más fáciles de reutilizar y reciclar.

Murdoch dice que si las empresas de la industria de dispositivos médicos se enfocan en este tipo de proyectos podrían reducir sustancialmente las emisiones de CO2 y la generación de residuos derivados de la fabricación y el uso de sus productos. Además, podrían mejorar la eficiencia energética en sus procesos de fabricación, logrando minimizar el impacto ambiental de sus operaciones y contribuyendo a la mejora de sostenibilidad general del sector de la salud.