Nuevos enfoques de inversión para las ciudades inteligentes

  • Transformación Digital

smart city

Los desafíos que han surgido a raíz de la pandemia están llevando a los gobiernos locales a cambiar sus prioridades de inversión en las tecnologías de ciudades inteligentes. Los expertos recomiendan evaluar cuidadosamente la estrategia para apostar por las tecnologías correctas, que permitan construir ecosistemas Smart City más resistentes y capaces de satisfacer las necesidades de la administración y los ciudadanos.

El concepto de ciudad inteligente ha ido progresando a medida que las administraciones públicas han avanzado en la digitalización, y la irrupción de la pandemia ha introducido nuevos factores y desafíos de infraestructura que están redefiniendo las líneas de acción de estos proyectos. Los expertos de GlobalData han publicado un informe en el que recomiendan a los gobiernos reevaluar su estrategia para priorizar la inversión en las tecnologías adecuadas, que permitan construir ecosistemas Smart City más resistentes y capaces de satisfacer las necesidades de la administración y de los ciudadanos.

Opinan que las tecnologías que constituirán la base de un Smart City preparada para el futuro son las comunicaciones 5G, la inteligencia artificial y ciertas categorías de dispositivos IoT. Aprovechando sus capacidades las ciudades podrán mejorar la gestión de sus infraestructuras más importantes, como las dedicadas al cuidado de la salud, el suministro de electricidad y agua y el acceso a las comunicaciones de banda ancha.

En su informe, los expertos pronostican que esta década el mercado mundial de ciudades inteligentes casi duplicará su envergadura, pasando de 221.000 millones de dólares en 2019 a unos 442.500 millones en 2030. En este tiempo los responsables de las ciudades inteligentes se esforzarán por ampliar la cobertura geográfica de las redes de banda ancha, lo que mejorará la velocidad y permitirá que todos los ciudadanos puedan acceder a los ecosistemas digitales, tanto dentro como fuera de sus hogares.

En opinión de Rory Gopsill, analista temático asociado de GlobalData, “las ciudades se encuentran actualmente en una posición precaria, a medida que la pandemia continúa presentando todo tipo de desafíos sin precedentes. Por ejemplo, se ha expuesto la fragilidad de los sistemas de salud y las infraestructuras asociadas”. Gopsill considera que “una forma de abordar estos desafíos sería invertir en infraestructura de salud, como sistemas de vigilancia de enfermedades infecciosas, ya que esto ayudará a las ciudades a coordinar sus respuestas a los brotes locales”.

Por otro lado, destaca cómo se ha acentuado la brecha digital entre quienes tienen acceso a redes de banda ancha y dispositivos inteligentes, a medida que se ha expandido la digitalización en los ámbitos del trabajo, la educación, las compras y otros aspectos de la vida digital de las personas. En lo que se refiere a los ecosistemas de Smart City, este progreso abre nuevas vías para los ciberdelincuentes y los gobiernos hostiles. Por ello, las administraciones locales deberían poner el foco en ampliar sus capacidades de ciberseguridad para proteger sus infraestructuras críticas y el acceso público de los ciudadanos a servicios digitales.

De cara al futuro cercano, en GlobalData destacan la importancia de invertir en una infraestructura hídrica más sólida, ya que los fenómenos meteorológicos extremos se están agravando en ciertas regiones y es vital protegerse frente a inundaciones y a la escasez de agua potable. Al mismo tiempo, la digitalización de los servicios de suministro aumenta el riesgo de sufrir ataques cibernéticos, especialmente de ransomware, que podrían paralizar las infraestructuras Smart City.

Todas estas recomendaciones son importantes para que las ciudades inteligentes estén bien preparadas para el futuro, pero los expertos ponen de relieve que la pandemia ha empobrecido a muchos gobiernos locales, y la inflación causará más problemas económicos, limitando la capacidad de gasto. Por ello es más importante, si cabe, enfocar adecuadamente las inversiones para que los proyectos de Smart City puedan progresar en el camino adecuado.

Gopsill, destaca que “las infraestructuras que pueden abordar estos problemas están respaldadas por tecnologías de IA, IoT y conectividad como 5G”. Además, considera que los gemelos digitales se convertirán en una herramienta clave para la gestión de las ciudades inteligentes. Pone como ejemplo los gemelos digitales de las infraestructuras hídricas, que pueden mejorar significativamente el mantenimiento a través de la detección automática de fallas. Y, llegando a un nivel superior, opina que “los gemelos digitales de ciudades enteras se pueden usar para simular y prepararse mejor para desastres como la propagación de enfermedades infecciosas y eventos climáticos extremos”.