La robótica ayudará a alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU

  • Transformación Digital

Robot

En las próximas décadas los principales gobiernos del mundo tratarán de cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible que ha establecido la ONU, con los que se pretende transformar el modelo económico e industrial para frenar el cambio climático. Este camino está ligado al uso de nuevas tecnologías más eficientes, y la robótica moderna se presenta como una ayuda fundamental para acelerar esta transformación hacia modelos productivos más respetuosos con el medio ambiente.

El calentamiento global y el consiguiente cambio climático ha pasado de ser una conjetura a una realidad apoyada por datos reales, y las perspectivas de futuro son cada vez peores. Esto ha llevado a la Organización de Las Naciones Unidas a establecer los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), con los que se pretende reducir al mínimo las emisiones contaminantes que generan el calentamiento del planeta en las próximas décadas. El plan es ambicioso y conllevará muchos esfuerzos por parte de los gobiernos y las organizaciones de muchas industrias, que se apoyarán en nuevas estrategias y tecnologías para cambiar de modelo hacia una mayor sostenibilidad.

Para lograrlo será fundamental aplicar la innovación a muchos campos, en busca de formas de aumentar la eficiencia y reducir el consumo de recursos y la generación de residuos. Los expertos de la Federación Internacional de Robótica afirman que los robots serán una ayuda indispensable en este proceso y destacan que tendrán un papel clave para alcanzar 13 de estos objetivos. Milton Guerry, presidente de la IFR, afirma que su organización apoya los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, y dice que “hay nuevas y fantásticas formas en las que los robots ayudará a ahorrar recursos y producir tecnologías ecológicas del futuro”.

En su comunicado, la Dra. Susanne Bieller, Secretaria General de la IFR, dice que “la transformación en el camino hacia un uso sostenible de los recursos está demostrando que la robótica y la automatización son tecnologías clave”. Comenta que la automatización inteligente permite reducir los costos de producción, y pone como ejemplo su contribución a la fabricación de baterías de nueva generación para los vehículos eléctricos. También la producción de celdas de combustible de hidrógeno como alternativa a las fuentes de energía basadas en combustibles fósiles o el uso de la robótica en la industria manufacturera para reducir las emisiones de CO2.

De los diferentes objetivos que la robótica podría ayudar a alcanzar, los expertos de la IFR destacan especialmente tres, donde consideran que el uso de robots puede tener un mayor impacto. Se trata de la mejora en la generación de energías limpias, la innovación industrial y la adopción de nuevos modelos de agricultura sostenible.

Robótica para acelerar el desarrollo de las energías del futuro

La adopción de fuentes de energía limpias está recogida en el ODS 7 establecido por la ONU, según el cual se deben abandonar los combustibles fósiles en favor de la electricidad proveniente de la energía solar, entre otras. Según la Agencia Internacional de Energía para el año 2050 los paneles solares suplirán alrededor de un tercio de toda la demanda de electricidad del mundo. Los expertos destacan la importancia del “calor solar” en el futuro, ya que actualmente la generación de calor representa alrededor de la mitad del consumo de energía global.

Pero para cambiar las fuentes de energía empleadas actualmente para proporcionar calor por fuentes renovables como la solar es necesario optimizar la capacidad de fabricación de esta tecnología, y los robots pueden ser la clave. Un ejemplo de cómo se puede aplicar esto al sector industria es el de la empresa Absolicon, que emplea robots industriales en su línea de producción en Suecia. En su planta emplean un reflector parabólico que concentra la radiación solar en un receptor que la convierte en vapor con una temperatura de hasta 160 grados, un calor que se aprovecha para la producción industrial. Gracias al uso de dos robots esta compañía ha logrado aumentar su capacidad de producción de colectores solares de tres al día a uno cada seis minutos.

Acelerando la innovación industrial

La innovación industrial está contemplada en el ODS 9 de la ONU, y según los expertos de la IFR la preparación es clave para que los fabricantes de robots y sus clientes pueda ahorrar costes y recursos, logrando una mayor sostenibilidad. Ponen el foco en que la vida útil promedio de un robot es de hasta 30 años, y en este tiempo se puede ahorrar gran cantidad de recursos con una adecuada preparación, tanto por parte de los clientes como de los proveedores de robots.

Para mantener la maquinaria robótica en buen estado y ahorrar recursos es vital que estas máquinas tengan piezas de calidad, que reduzcan el riesgo de fallas, que exista una cadena de suministro eficaz que pueda proporcionar recambios con agilidad y un equipo especializado que garantice las reparaciones de los robots a largo plazo. Los expertos alaban la estrategia de importantes proveedores de robots como Fanuc, ABB, KUKA o Yaskawa, que disponen de centros de reparación dedicados en muchos países, que son capaces de reparar y actualizar las máquinas para alargar su vida útil, en vez de obligar a los clientes a adquirir constantemente nuevos robots.

Menos contaminación en la agricultura

El sector agrario está realizando importantes avances hacia nuevos modelos productivos apoyados por la tecnología, empleando sensores IoT, conectividad avanzada, drones y otras innovaciones en forma de software que ayudan a mejorar los cultivos, aprovechar mejor los recursos y reducir los residuos. Y los expertos de la IFR afirman que los robots también tienen un papel importante en esta transformación hacia la agricultura inteligente, que corresponde al ODS 2 establecido por la ONU.

Explican que los nuevos robots de campo permiten prescindir del uso de agentes químicos para el cuidado de los cultivos. Estos se desplazan lentamente por las hileras de cultivos, empleando cámaras y software de inteligencia artificial para localizar las malas hierbas y quemarlas mediante un láser, lo que evita el uso de herbicidas. Esto también sustituye a los métodos utilizados por los agricultores ecológicos, que hasta ahora se valían de antorchas de propano para acabar con estas plantas antes de plantar, un método que no resulta tan “limpio” como pretende.

Otro avance significativo dentro del campo de la robótica enfocada a la agricultura es el proyecto encabezado por el centro de investigación Fraunhofer EZRT, que ha desarrollado un robot agrícola denominado BlueBob 2.0, diseñado para controlar mecánicamente la maleza que crece en las plantaciones de remolacha azucarera, empleando un sistema de navegación integrado. Esta máquina es capaz de realizar su trabajo de forma autónoma, liberando a los agricultores para que realicen otras tareas más importantes donde se requiere su intervención.

Estos son solo algunos ejemplos de las posibilidades que puede ofrecer la robótica para mejorar las condiciones de trabajo, reducir el uso de fuentes de energía y elementos contaminantes y optimizar los procesos industriales en muchas industrias. Los numerosos avances que se están logrando en la sensorización, la conectividad, la movilidad, la inteligencia y la versatilidad de los robots, en el futuro se incrementará el uso de este tipo de máquinas para lograr procesos más eficientes y menos contaminantes, ayudando a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible.