Las empresas seguirán aumentando el gasto en transformación digital

  • Transformación Digital

transformacion digital

En los próximos años las organizaciones van a seguir incrementando el gasto en digitalización para desarrollar una estrategia digital que abarque a las personas, los procesos, la tecnología, los datos y la gobernanza. Según IDC, la inversión aumentará de forma constante hasta 2025, duplicando la cifra registrada en 2020, cuando se aceleró la adopción de nuevas tecnologías para superar la crisis.

Recomendados: 

Empresas data driven: estrategias de datos para marcar la diferencia Evento

Conectando y entendiendo a la empresa sin fronteras Webinar

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer 

Alcanzar la madurez digital se ha convertido en una prioridad para muchas empresas, que tras el bache sufrido a consecuencia de la pandemia se han dado cuenta de la necesidad de adoptar una estrategia digital más amplia y transversal que permita competir en la era digital. El año pasado se vieron obligadas a implementar nuevas herramientas y tecnologías digitales de forma más o menos improvisada para salir del paso, pero ahora el objetivo es una digitalización mejor planificada y con un mayor alcance dentro de la organización, que establezca una base para el futuro.

La última Guía de gasto mundial en transformación digital de IDC muestra que las empresas van a aumentar la inversión en digitalización a una tasa interanual compuesta del 16,4% hasta el año 2025, para cuando el gasto alcanzará los 2,8 trillones de dólares, duplicando el presupuesto de DX de 2020. En este período tratará de adoptar lo que los expertos consideran una estrategia digital holística, que contemple tanto las personas como los procesos, la tecnología, los datos y la gobernanza.

Como explica Craig Simpson, gerente senior de investigación del Customer Insights and Analysis Group de IDC, esta es la primera vez que han pronosticado que el gasto en digitalización superará los 10 trillones de dólares en un período de 5 años. Y dice que “si bien la mayoría de los proyectos de DX se mantuvieron en marcha en 2020 y en 2021 durante la pandemia, IDC prevé que las inversiones en tecnología de DX se acelerarán en 2022, con un impulso renovado hacia objetivos digitales estratégicos a más largo plazo”. Comenta que uno de los focos más importantes de esta inversión estará en la experiencia del cliente, especialmente en las industrias orientadas al consumidor, como las de valores y servicios de inversión, la banca y el comercio minorista.

En estos años las prioridades de inversión en DX de las empresas estarán orientadas a más largo plazo, buscando consolidar el uso de la tecnología en toda la organización y vinculando los cambios a una serie de objetivos operativos más claros. Por ejemplo, el soporte administrativo y la infraestructura para funciones comerciales principales, como son la contabilidad y las finanzas, los recursos humanos, el departamento legal, la seguridad y riesgo y la TI empresarial.

Además, la necesidad de innovar, escalar y operar estará vinculada a un área más amplia que abarcará operaciones a gran escala como las actividades de fabricación, construcción y diseño. También funciones comerciales centrales como la gestión de la cadena de suministro, la ingeniería, el diseño y la investigación, las operaciones y las operaciones de las plantas de fabricación.

El último punto importante que destacan los investigadores de IDC es que la inversión en DX para mejorar la experiencia del cliente cubrirá todo aquello relacionado con las funciones relacionadas con el cliente, en las áreas de servicio al cliente, marketing y ventas. Aunque el gasto en soporte e infraestructura de back office y las prioridades de innovación, escala y operación sumarán la mayor parte de las inversiones en este campo, el gasto en mejora de la experiencia del cliente verá un crecimiento mucho más rápido en estos años.

Analizando los casos de uso de transformación digital, IDC pronostica que el mayor gasto se distribuirá en tres áreas principales, que serán la inversión en fabricación robótica (120.600 millones en 2025), operaciones autónomas y clientes 360o (90.900 millones), y gestión de clientes (74.700 millones). Los casos de uso que verán un crecimiento del gasto más pronunciado serán los de espacios de trabajo de estudiantes virtualizados (43,8% CAGR), asistencia en operaciones mineras (39,1% CAGR) y gestión del diseño aumentada (34,5% CAGR).

Y las industrias que más invertirán en transformación digital en estos años serán la fabricación discreta y de procesos, los servicios profesionales y el comercio minorista. Y solo las dos industrias manufactureras sumarán más de 816.000 millones de dólares en 2025. El crecimiento más rápido del gasto en DX hasta 2025 se producirá en la industria de construcción (21% CAGR), los servicios de valores e inversión (19,2% CAGR) y la banca (10% CAGR).

En términos geográficos, Estados Unidos seguirá liderando el gasto en transformación digital, acaparando alrededor de un tercio de la inversión mundial. Le seguirá Europa Occidental y, muy de cerca, China. Y será precisamente este país asiático el que más rápido aumentará la inversión en digitalización, con una tasa interanual compuesta del 18,4% entre 2021 y 2025. Por detrás se situará Latinoamérica, que verá un aumento del gasto del 17,5% (CAGR).

Angela Vacca, directora de investigación senior de Soluciones Industriales Europeas y Perspectivas y Análisis de Clientes, en IDC, concluye su informe diciendo que “para 2025, el gasto en DX en Europa alcanzará los 653.000 millones de dólares, más del doble de la cantidad gastada en 2020. Además, en 2023, el gasto en DX superará a los gastos que no son de DX, lo que confirma el fuerte compromiso de las empresas europeas con la transformación digital”.

Además, especifica que “las empresas europeas de finanzas, atención médica y servicios profesionales aumentarán su gasto en DX con fuertes variaciones en los casos de uso, ya que las prioridades siguen cambiando a medida que avanza la recuperación”. Afirma que “las empresas, en consecuencia, se alejan de las necesidades de emergencia para pasar a ser más estratégicas y a realizar apuestas a más largo plazo”.